El lobby de la carne: cómo la industria cárnica oculta la verdad | Documental de investigación de 2016

En 2015, la OMS clasificó uno de los aditivos de las carnes procesadas como cancerígeno. Ese mismo aditivo estuvo a punto de prohibirse en Estados Unidos en la década de 1970, hasta que los grupos de presión de la industria cárnica desacreditaron a los científicos. Revelamos cómo, para impedir o detener la regulación de ciertos aditivos, los grupos de presión han estado trabajando en la sombra durante décadas. En el centro de esta estrategia están los científicos colaboradores, que reciben generosas compensaciones por estudios que promueven el consumo de carne. Junto a esto, se "cierran" aquellos cuyos trabajos descubren riesgos para la salud asociados a la carne. De Bretaña a Dinamarca, pasando por California y Wisconsin, la directora Sandrine Rigaud llevó a cabo una investigación de un año sobre las tácticas de la industria cárnica.