Este es el mejor documental que he visto sobre el cáncer. Describe claramente cómo la medicina convencional y las regulaciones legales fraudulentas se han encargado de que los únicos métodos aceptados para tratar el cáncer sigan siendo la quimioterapia, la radiación y la cirugía. Hacen un buen trabajo documentando cómo la gente poderosa, las corporaciones y las agencias gubernamentales encubrieron cada uno de los métodos de tratamiento no tóxicos pero exitosos. Nunca deja de asombrarme cómo la gente poderosa y codiciosa puede sobreponerse totalmente a hechos que amenazan sus bolsillos